El modelo anterior desincentivó la inversión en transporte y almacenamiento de combustibles, lo cual derivó en que la infraestructura fuera insuficiente y, por tanto, tuviéramos una menor seguridad en el abasto de energéticos.

Otra consecuencia es que, actualmente, contamos con menos gasolineras de las que debería de haber en una economía de nuestro tamaño. Por ejemplo, por cada millón de habitantes, tenemos una cuarta parte de las gasolineras que tiene Estados Unidos y la mitad de las que tiene Brasil. El nuevo esquema permite que diversas marcas compitan por la preferencia de los consumidores con base en el precio, servicio y calidad del producto.

Con el nuevo esquema, se han identificado inversiones por 2 mil millones de dólares, y se esperan 12 mil millones de dólares adicionales que México requiere para fortalecer el abasto de combustibles.

Publicación del cronograma de la flexibilización de los mecados y diésel:

Presentaciones:

Etapa de flexibilización 1.1:

Etapa de flexibilización 1.2:

 

/cms/uploads/image/file/240287/Infografia-Subsidio-V6.jpg

/cms/uploads/image/file/240286/iNFOGRAF_A-MITOS-V3.jpg

/cms/uploads/image/file/240285/Infografia-Mexico-Sustentable.jpg

 

Consulta más en la página Apertura Gasolinas

Precios máximos vigentes de los combustibles