• Los ciudadanos seguirán siendo el centro de la Política Nacional de Vivienda y, ahora, debemos atender a los mexicanos que perciben menos de 2.6 salarios mínimos, aseguró el Titular de la CONAVI.
  • La industria se ha transformado; ha cambiado la forma en que construye vivienda y ahora se ha sumado a la política territorial y urbana, puesta en marcha desde el inicio de la administración del Presidente Enrique Peña Nieto, afirmó.

Ofrecer soluciones para los trabajadores que no cotizan en los institutos de seguridad social y terminar con la duplicidad de programas a fin de emplear de mejor forma los recursos públicos, serán las prioridades de la Comisión Nacional de Vivienda (CONAVI) en el último tramo de la administración del Presidente Enrique Peña Nieto.

Así lo estableció Jorge Wolpert Kuri, director general del organismo, quien reconoció que en los últimos cuatro años, la industria ha cambiado la forma de construir vivienda, sumándose así a la nueva política para el sector puesta en marcha por el primer mandatario.

El titular del organismo sectorizado de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU) explicó que el sector de la vivienda en nuestro país llegó al cuarto año de la administración del Presidente Peña Nieto con una perspectiva muy positiva, luego de vivir una situación complicada en sexenios pasados.

Por principio, la falta de una política clara para el sector provocó que los hogares se construyeran en las periferias de los centro urbanos. Además, la industria estaba concentrada en pocas empresas, con problemas financieros, que se enfocaron en la población que percibía entre cuatro y cinco salarios mínimos.

Sin embargo, advirtió Wolpert Kuri, a partir de esta administración se han establecido cambios importantes, como fue la adopción de los perímetros de contención urbana a fin de que los hogares subsidiados o apoyados por el Estado estén cerca de los centros de trabajo y de las escuelas y conectados con el transporte público.

Gracias a ello, ahora las viviendas sociales están mejor ubicadas, son más grandes, ya que cuentan con dos recámaras, y se adoptan medidas de sustentabilidad para ser más eficientes y ecológicas.

El titular de la CONAVI explicó que, en los dos años restantes los retos serán ofrecer soluciones de vivienda para aquellos mexicanos que no cotizan en la seguridad social y que perciben 2.6 salarios mínimos o menos.

“La industria ha entendido este mensaje, ha transformado su forma de generar vivienda y se ha diversificado, ya que hay más jugadores. Contamos con un sector y una banca comprometida y tenemos que aprovechar todas estas condiciones para servirle mejor a los mexicanos, particularmente a los que tienen menores ingresos”, manifestó Wolpert Kuri.

También se buscará una mayor coordinación entre las instituciones que participan en el sector para concentrar los programas que tienen del mismo objetivo y ser más eficientes en el uso de los recursos públicos.

Finalmente, Wolpert Kuri aseguró que en el último tramo de la administración, las personas seguirán siendo el centro de las acciones de vivienda, a fin de garantizar su Derecho a la Ciudad y de ofrecer una vida digna a 80 por ciento de los mexicanos, quienes habitan en zonas urbanas.