• La Titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano encabezó la II Sesión Extraordinaria de la Junta de Gobierno de la Comisión Nacional de Vivienda.
  • Ahí, explicó que, para el año próximo, se buscarán mantener las 130 mil acciones de vivienda registradas en 2016.
  • “El enfoque para este último periodo de la administración del Presidente Enrique Peña Nieto tiene que ir, con más fuerza, a las mexicanas y los mexicanos que actualmente no están en el esquema de seguridad social”, sostuvo.

El Gobierno de la República se enfocará en mantener la fortaleza de la Nueva Política Vivienda y en lograr las mismas 130 mil acciones que se registrarán al cierre de 2016, a pesar del recorte presupuestal previsto para el 2017, aseguró la secretaria de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, Rosario Robles.

La responsable de la agenda urbana en el país añadió que, para el año próximo, esta política tendrá una serie de adecuaciones a fin de enfocarse principalmente en ofrecer subsidios a las mexicanas y los mexicanos que no cotizan en ninguno de los institutos de seguridad social. Esto “como un legado de justicia social” de parte de la administración del Presidente Enrique Peña Nieto.

La Titular de SEDATU señaló lo anterior al encabezar la II Sesión Extraordinaria de la Junta de Gobierno de la Comisión Nacional de Vivienda (CONAVI), donde estuvo acompañada del director general del organismo, Jorge Wolpert Kuri, y del subsecretario de Desarrollo Urbano y Vivienda de la dependencia, Juan Carlos Lastiri Quirós.

Ahí, aseguró que la dependencia a su cargo, en absoluta coordinación con los diversos organismos enfocados al sector de la vivienda, pondrá en marcha una serie de acciones para no detener el desarrollo de esta industria, ya que se trata de un sector estratégico para el crecimiento económico de México el cual genera 3 millones de empleos.

Insistió en que, a lo largo de 2017, los subsidios para la vivienda se destinarán a las personas que perciben entre uno y 2.6 salarios mínimos, así como en las personas que no cotizan en ninguno de los institutos de seguridad social y, por consiguiente, no tienen una subcuenta de vivienda.

“El enfoque para este último periodo de la administración del Presidente Enrique Peña Nieto tiene que ir, tiene que ser con más fuerza, a las mexicanas y los mexicanos que actualmente no están en el esquema de seguridad social”, sostuvo.

Añadió que, en 2017, estaremos “reorientándonos hacia quienes no tienen seguridad social y que son los que verdaderamente deben ser subsidiados por el Gobierno de la República, por el Estado Mexicano, porque es ahí donde tenemos el rezago habitacional”.

Finalmente, la titular de SEDATU señaló que la intención de hacer estos cambios en la Política Nacional de Vivienda en el último tramo de la administración del Presidente Peña Nieto es dejar no solamente números positivos, sino un legado de justicia social para los sectores menos favorecidos de la población.

En su turno, el director general de la Comisión Nacional de Vivienda (CONAVI), Jorge Wolpert Kuri destacó que existen los mecanismos para enfocar los recursos del Programa de Acceso al Financiamiento para Soluciones Habitacionales hacia las familias que más lo necesitan, sin generar una disrupción en los mercados y en la producción de vivienda.

Anticipó que la CONAVI junto con la Sociedad Hipotecaria Federal (SHF) y BANSEFI, trabajan en un programa que permitirá a los trabajadores, no afiliados al INFONAVIT o FOVISSSTE, contar con una subcuenta de vivienda, con la que podrán acceder a los esquemas que ofrece el Gobierno de la República.