Los centros de acopio, operados en su mayoría por los gobiernos estatales y municipales,  transformarán los árboles secos en composta que servirá como abono para nuevas plantaciones y, en algunos casos, serán usados para la elaboración de artesanías, mezclas orgánicas o elaboración de linderos ornamentales de jardinería.