La Comisión Nacional de Seguros y Fianzas (CNSF) es responsable de la supervisión de las empresas de seguros de vida y no de vida, así como de las fianzas en México; tiene la facultad independiente de otorgar o revocar las autorizaciones de las empresas de seguros y fianzas, y lleva a cabo pruebas de resistencia (prueba de solvencia dinámica) a las empresas al menos una vez al año.

Los aseguradores y afianzadores deben comunicar a la CNSF, al menos una vez por trimestre, datos relativos a su organización, operaciones, contabilidad, inversiones y capital; también están obligados a comunicar sus objetivos, políticas y prácticas en materia de retención, transferencia o reducción de riesgos, y a publicar información cuantitativa y cualitativa sobre sus operaciones, su situación técnica y financiera, y sus riesgos.

La CNSF puede cooperar e intercambiar información con las autoridades de supervisión de otros países si existe un acuerdo de intercambio de información; actualmente están en vigor varios acuerdos del tipo Memorándum Multilateral de Entendimiento (MMdE), tal como el de la Asociación Internacional de Supervisores de Seguros (IAIS), mismo que fue suscrito por la CNSF en 2010. Cuando existe un acuerdo de intercambio de información entre la CNSF y un supervisor extranjero, la Comisión debe solicitar a éste autorización previa antes de divulgar la información que le haya proporcionado. Ninguna persona que sea o haya sido miembro del personal de la CNSF está autorizada a revelar información confidencial; los requisitos de secreto profesional se establecen en la legislación nacional y toda violación del secreto profesional da lugar a sanciones.