Este programa asegura el abasto de medicamento antirretrovirales y pruebas de monitoreo clínico para personas con VIH sin seguridad social, y es financiado a través del Fondo de Protección contra Gastos Catastróficos de la Comisión Nacional de Protección Social en Salud.