La práctica del deporte institucionalizado implica relaciones entre diferentes actores, tales como los propios deportistas, sus entrenadores, jueces, directivos de clubes, Asociaciones, Federaciones y autoridades del deporte. Conforme a la ley, todos ellos forman parte del Sistema Nacional de Cultura Física y Deporte (SINADE).

De estas relaciones entre los deportistas en lo individual y los organismos públicos y privados que conforman al SINADE se derivan ciertos derechos que la ley les reconoce.

A continuación se explican los principales derechos de los deportistas.

Derecho a practicar el deporte o deportes de su elección.

Consiste en la libertad que tiene un atleta o deportista para escoger cuál es el deporte de su agrado. Tomar sus propias decisiones es uno de los derechos más importantes con los que cuenta cualquier individuo de nuestra sociedad: gracias a este derecho, el deportista o atleta puede practicar el deporte o deportes que quiera, sin que nadie intervenga en su decisión. En otras palabras, nadie puede obligar al atleta o deportista a practicar un deporte que no quiera y sin que se le prohíba realizar el que hubiera elegido, a condición de que no se violen los reglamentos de la respectiva modalidad.

Derecho a asociarse para la práctica del deporte y, en su caso, para la defensa de sus derechos.

Si bien puede el atleta o deportista decidir jugar su deporte de manera individual, puede también reunirse con más personas para practicar cualquier disciplina y el atleta o deportista tenga la capacidad de crear un equipo o club o bien ingresar a uno ya existente, siempre y cuando cumpla con los requisitos. De la misma forma, puede asociarse con más personas para exigir el respeto de sus derechos como deportista o atleta.

Derecho a usar las instalaciones destinadas para la práctica del deporte.

Como deportista o atleta, tiene derecho a hacer uso de los lugares públicos destinados para la práctica deportiva. Estos lugares cuentan con un reglamento y su obligación respetarlo, pues de esta forma aseguran el buen funcionamiento de las instalaciones en su beneficio y en el de los otros deportistas o atletas. En el caso de instalaciones privadas que prestan servicios al público, también podrán hacer uso de ellas, siempre y cuando cumplas los requisitos de ingreso y la normatividad correspondiente.

Derecho a recibir asistencia y entrenamiento deportivo.

Para maximizar su rendimiento como deportista o atleta y lograr un dominio completo de su disciplina, así como proteger su integridad física, cuentan con el derecho de ser apoyado por entrenadores profesionales encargados de asesorarlos para que puedan practicar el deporte de su elección de la mejor forma y cada vez a un mejor nivel.

Consulta el documento completo aquí.