Al ser un sector generador de ingresos y abastecedor de alimento para nuestra población, es de vital importancia que reúna los más rigurosos estándares internacionales de higiene y de control de proceso para obtener un producto de alta calidad sin dejar de lado el bienestar de los animales.

Es por eso que a través del proyecto de cooperación “Mejora de la competitividad de la cadena cárnica bovina en México y Uruguay: Calidad de producto y Buenas Prácticas de Manejo” trabajaremos de la mano con un país que tiene amplia experiencia en la industria cárnica.

Actualmente, la ganadería vacuna uruguaya cuenta con 30 plantas frigoríficas habilitadas para exportación, de las cuales 19 tienen habilitación para la Unión Europea y Estados Unidos. Esta importante presencia en el mercado internacional, obliga al país latinoamericano a realizar una auditoría minuciosa de la cual obtiene resultados que le permiten evaluar y mejorar cada una de las etapas del proceso de producción de carne.

Este monitoreo será parte de los conocimientos y experiencias que compartirán ambos países a través del proyecto financiado por el Fondo Conjunto de Cooperación México – Uruguay que impulsa la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AMEXCID) y la Agencia Uruguaya de Cooperación Internacional (AUCI).

Como primer paso, la Universidad Autónoma del Estado de México, y por parte de Uruguay el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA) y el Instituto Nacional de Carnes (INAC), evaluarán los problemas de calidad a nivel de planta en las etapas ante mortem y post mortem en los rastros del estado de Michoacán, e identificarán las principales causas que contribuyen a la pérdida  de carne y a la disminución de su calidad.

Posteriormente, como resultado de esta evaluación, desarrollarán una metodología para generar información científica y técnica en nuestro país acerca de la calidad de procesos y productos en la cadena cárnica bovina, la cual permitirá la construcción de herramientas para optimizar cada una de las etapas del proceso de producción, por ejemplo: el faenamiento de bovinos (proceso ordenado sanitariamente para el sacrificio del animal), el embarque, el transporte y la espera en frigorífico. 

Finalmente se compartirá con los actores de esta la industria los conocimientos adquiridos, fortaleciendo así los valores y los procedimientos técnicos en la cadena de producción de carne.

A través de estas acciones la AMEXCID impulsa la Cooperación Sur-Sur de México con países de América Latina.